Imprimir

En la revista dominical de ABC, XL Semanal,  correspondiente al mes de abril  2018 (del 15 al 21), en uno de sus artículos, entrevistan a cinco médicos de familia acerca del abuso de estudios que el paciente solicita. Estos doctores son el primer filtro que el enfermo debe pasar antes de ser derivado a un especialista o bien seguir en manos de ellos.

 

Comentan a sus amigos algunas normas a tener en cuenta por parte de la ciudadanía, de las cuales –digo yo- unas son ciertas y otras deberían ser analizadas; por ejemplo, dice el médico de familia en cuestión que no se deben hacer chequeos en personas asintomáticas.

Me pregunto: ¡Para qué sirve el diagnóstico precoz! Justamente para que la persona asintomática vaya a consulta, como ocurre con el cáncer de mama, próstata, colon… y otras patologías. O sea,  sí está indicado. Hay que concretar más y no ser tan expeditivo, ya que el que lo lee no sabe de estas y otras tantas patologías en donde el “screening”  o cribado salva muchas vidas.

Asimismo, se escribe en este artículo, que la densitometría no tiene valor predictivo, cuando es una exploración indispensable para tratar o no la osteoporosis, entre otras enfermedades; referente a la vitamina D, no mejora esta patología, pero su acción es mantener los  niveles normales de calcio en sangre para que no lo pierda el hueso.

En otro apartado explican que el omeprazol  no es un protector del estómago. ¡Entonces para qué sirve! Es un protector gástrico, y su uso y abuso está estandarizado con la venia o consentimiento de los galenos. Deben ser más parcos en su receta y comentarle al paciente su larga lista de contraindicaciones.

El urólogo recomienda: “Todo hombre entre 45-50 años debe ser estudiado de la próstata”, se supone que está sin síntomas. Es diagnóstico precoz es la mejor arma para su detección, pues en la mayoría de los casos cursa de forma  asintomática.

La labor básica del médico de cabecera,  es saber derivar el enfermo al especialista correspondiente y en el momento adecuado, pues de ello va a depender la evolución posterior. Es  fundamental en el estudio y seguimiento para el buen devenir. 

Como resumen, matizar que no hay que confundir al público y divulgar de forma comprensiva y fácil de entender por la ciudadanía en general.