Publicaciones Científicas

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), es una afección crónica que se caracteriza por la dificultad en la entrada de aire en los pulmones causada por la inflamación de los bronquios o exceso de mucosidad. Da comienzo por patologías previas como la bronquitis crónica o el enfisema y parece estar en relación con la exposición a sustancias que afectan a los pulmones como el medio ambiente, más las irritantes, el polvo y sobre todo el humo del tabaco. En la bronquitis crónica se produce una inflamación de los bronquios lo que da lugar a  una estrechez de los mismos, lo que obstaculiza la salida y entrada de aire desde los alveolos pulmonares. En el enfisema el alveolo está afectado, ya que se rompen sus débiles paredes. La EPOC sigue incrementándose en la población y su manifestación es tardía, hasta más de 15 años, por lo que  una vez  que se hace el diagnóstico  ya existen importantes  lesiones pulmonares.

El confinamiento decretado por el Gobierno a causa del COVID-19, que es beneficioso para la sociedad,  tiene también consecuencias negativas: los llamados efectos secundarios o colaterales. El ser humano no está preparado para estas situaciones, es decir el confinamiento domiciliario,  aunque en este caso es  conveniente para la sociedad, pues evita el contagio y al mismo tiempo su  expansión.

La glándula tiroides está situada en la garganta, en la zona anterior del cuello, delante de la tráquea, con forma de mariposa y de unos 30 gramos  de peso; su función es la regulación del metabolismo del cuerpo en todos sus aspectos y de ella depende nuestra salud. Esta regulación se realiza a través de hormonas que trasladan por la sangre a distintos órganos. En ocasiones confunden el tiroides con las glándulas paratiroides situadas detrás del tiroides y cuya acción es regular el metabolismo del calcio en la sangre.

Dentro del apartado de enfermedades neurodegenerativas está la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), que es una enfermedad neuromuscular progresiva de origen desconocido, que afecta a las neuronas del cerebro y médula espinal que  controlan las funciones motoras de los músculos voluntarios. Fue descrita por el neurólogo francés Jean-Martin Charcot hace más de 130 años; también se la conoce como enfermedad de Lou Gehrig. 

Los Gabinetes de Comunicación (G.C.) se  han ido extendiendo en el tiempo, habida cuenta de la necesidad de comunicación de cualquier entidad, y qué mejor forma de transmitir e informar que la de un periodista; su misión es dar a conocer a la sociedad la labor que realiza cualquier institución de una manera sencilla y que llegue con facilidad al público, en parte asesorando y no dejándose influenciar por ella. También debe facilitar  a los medios una información que sea rápida, con rigor, veraz, transparente y austera, que ayude a su difusión. Para  unos son instrumentos de publicidad y otros los consideran esencial fuente de información.

Sustancia negraFue descrita por primera vez por James Parkinson en 1817, a la que debe su nombre; en general se daba en pacientes, la mayoría  varones y en edades comprendida entre los 50 y 70 años. Los signos más notables eran el temblor y la rigidez muscular, y en ocasiones afectación mental.

“El cuerpo humano, ese gran desconocido”, se puede afirmar respecto a la enfermedad de  Parkinson, muy conocida y a la vez desconocida en su origen y tratamiento. Existen varias alternativas terapéuticas lo que significa que todavía no existe una definitiva. Es progresiva y crónica, clasificada en el grupo de las neurodegenerativas, es decir que afectan a las neuronas cerebrales, como son el Alzheimer, la atrofia muscular espinal, la enfermedad de Huntington, ELA (esclerosis lateral amiotrófica), etc.

En el cáncer de mama, como sucede en otros tumores, puede detectarse en estadíos precoces, por lo que es prioritario la prevención o profilaxis. En la actualidad,  se está  investigando sobre los distintos tratamientos a seguir. Han ido evolucionando,  desde la quimioterapia y radioterapia, muy agresivos, hasta la terapia biológica o inmunoterapia, más inocua.

Es el más habitual en la mujer española y la incidencia es mayor entre los 45 y 65 años. La esperanza de vida es alta, fundamentalmente si el diagnóstico es precoz. Se da más en mujeres postmenopáusica.

Se está alarmando demasiado a la opinión pública sobre la acción de la acrilamida y se sabe poco de ella. Se puede decir que es potencialmente cancerígena y que existen factores de riesgo ante situaciones  que la pueden predisponer a su actividad maligna. Hoy día, no se ha demostrado que sea una sustancia cancerígena, excepto a dosis muy elevadas, que puede condicionar su aparición. A qué nivel de temperatura  comienza su toxicidad, es todavía cuestionable, por ello la Comisión Europea ha aconsejado reducir sus niveles antes de su comercialización.